8 jun 2022

LA UNIÓ de Llauradors denuncia que la propuesta de ayudas al olivar tradicional del Ministerio de Agricultura es prácticamente inservible para la Comunitat Valenciana

08.06.2022.- LA UNIÓ de Llauradors considera que la propuesta lanzada por el Ministerio de Agricultura (MAPA) para conceder una ayuda asociada al olivar tradicional con dificultades específicas y alto valor medioambiental no servirá en la Comunitat Valenciana, porque los requisitos establecidos limitan el acceso a la mayoría de los agricultores profesionales que cultivan, precisamente, en zonas con limitaciones y dificultades productivas.

Hilari Jaime, responsable del sector del olivar de LA UNIÓ, señala que “valoramos positivamente una ayuda al olivar tradicional y con un alto valor medioambiental que compense el esfuerzo de los agricultores profesionales (agricultores activos) por mantener el cultivo y la actividad en nuestras zonas que tienen fuertes limitaciones para ello. Sin embargo, habría que reenfocar los criterios para que la ayuda sea útil en nuestro territorio y también incrementar el presupuesto porque solo se prevé un montante de ayudas para todo el Estado de 27,59 millones de euros para todo el período comprendido entre los años 2023 a 2027”.

El MAPA plantea como requisito, entre otros, para acceder a las ayudas tener una densidad de 80 árboles per hectárea o estar en una pendiente del 25%. LA UNIÓ destaca en sus alegaciones a la propuesta del MAPA que el cultivo del olivar tradicional y con alto valor medioambiental no es preciso hacerlo en pendientes como si “tuviéramos que subir cada día el Tourmalet del Tour de Francia para ir a trabajar con las pendientes que está planteando” y que el sector olivarero valenciano sale ya muy perjudicado en la PAC porque en los ecoesquemas están las pendientes como un elemento diferenciador del nivel de ayuda. “No puede ser que los que cultiven olivar sin pendiente queden doblemente discriminados”, critica. La organización también plantea una revisión de los límites de densidad. En este sentido pide que la densidad vaya de 80 a 100 árboles y que el criterio de pendiente del 25% desaparezca como elegible, ya que el olivar tradicional puede existir en pendiente 0 y vincular los dos conceptos no tiene fundamento. Dice que hay que ser más contundente y explícito en la redacción del documento propuesto, en especial en lo referido al Apartado 33 c) donde se señalan los criterios de esta forma: “Contar con una densidad de plantación por hectárea de hasta 80 árboles y/o una pendiente media de parcela superior o igual al 25%”. A juicio de LA UNIÓ esto puede llevar a confusión y denota falta de información y datos exactos sobre las características de las superficies de olivar por lo que insta a que el siguiente documento que se presente sea más concreto y tenga en cuenta las demandas de las CC.AA, como es el caso de la Comunitat Valenciana, y las peculiaridades que existen en cada territorio.

Para LA UNIÓ, además, los árboles catalogados o identificados comúnmente como centenarios o milenarios están principalmente en zonas de cultivo del olivar tradicional y su conservación es prioritaria. Para ello esta ayuda asociada debería incorporar a estos olivos para contribuir a mitigar los sobrecostes por el cuidado de estos árboles y suponen una compensación a la pérdida de producción que representa su mantenimiento en detrimento de nuevas plantaciones más jóvenes y productivas. En este punto, insta a las administraciones a agilizar la catalogación de este tipo de árboles y que en nuestro caso estarían amparados por la Ley de patrimonio arbóreo monumental del año 2006.

Asimismo, propone que se tengan en cuenta otros aspectos como la edad de los árboles, el rendimiento y la exclusividad del cultivo de secano. Otro requisito que considerar es ponderar el apoyo de la ayuda asociada en las agro regiones menos sostenidas con ayudas directas, como es el caso del cultivo del olivo en nuestra zona mediterránea que tendrá menos apoyo en la ayuda básica a la renta. Por ello plantea que la ayuda asociada al olivar únicamente debería asignarse a las superficies de cultivo de olivar situadas en las agro-regiones 101 y 202.

Hay que señalar que el olivar es uno de los sectores estratégicos de la Comunitat Valenciana y por esto “es fundamental contar con unas buenas ayudas y no hacerlas deprisa y corriendo”, comentan desde la organización. “Casi parece más que se trate de un acto de campaña electoral que una política adaptada a la realidad productiva”, concluyen.

Archivo de noticias

FACEBOOK

ÚLTIMOS TWEETS