22 oct 2021

La Fundación Lucio Gil de Fagoaga de Requena se convierte en una fuente principal para el estudio de la música clásica del siglo XIX gracias al fondo del compositor Emilio Arrieta

22.10.2021.- La Fundación Lucio Gil de Fagoaga ha sido una de las quince entidades privadas sin ánimo de lucro seleccionadas por el Ministerio de Cultura y Deporte para la obtención de una subvención destinada al desarrollo de proyectos archivísticos. 

La cantidad percibida, 9.454,20 euros, ha ido  íntegramente destinada a las labores de restauración, descripción, instalación y digitalización de los archivos personales de Emilio Arrieta (1821-1894) y Adelardo López de Ayala (1828-1879).

El pasado 20 de octubre de 2021, se cumplieron 200 años del nacimiento de Emilio Arrieta. Se trata de uno de los compositores más importantes del siglo XIX, debido a la fecundidad de su producción, a la calidad artística de sus obras y a su propia vida, tan atribulada como el propio siglo en el que le tocó vivir. Arrieta se formó como músico en Italia, algo poco habitual entre los músicos españoles, siendo de hecho el primer español en estudiar en el prestigioso Real Conservatorio de Milán. A su regreso a España se convirtió en una figura principal en la consolidación de la zarzuela. Destaca también su labor docente, pues además de maestro de canto de la Reina Isabel II fue durante cerca de treinta años director del Conservatorio de Música de Madrid,  también conocido como Escuela Nacional de Música. 

Amigo íntimo de Arrieta fue Adelardo López de Ayala, quién debido  a esa amistad, a su muerte, legó parte de su archivo al compositor, custodiándose actualmente en el archivo de la Fundación Lucio Gil de Fagoaga. Adelardo López de Ayala fue un dramaturgo, académico y político que llegó a ocupar el cargo de Ministro de Ultramar en diferentes ocasiones. 

Un encadenamiento de herencias ha llevado a la Fundación a custodiar los archivos de estos dos autores. Al fallecer López de Ayala, parte de su archivo recayó en manos de Emilio Arrieta. El archivo de Arrieta se disgregaría yendo a parar una parte a su sobrino Adolfo Bonilla y San Martín. Al fallecer éste último, su archivo personal fue adquirido por su discípulo, Lucio Gil de Fagoaga. 

Los trabajos desarrollados a lo largo del último año por la Fundación han sacado a la luz un importante fondo documental que sitúa al archivo de la Fundación Lucio Gil de Fagoaga al nivel de la Biblioteca Nacional y el Archivo General de Navarra, principales custodios hasta el momento del fondo personal de Emilio Arrieta.

Durante largo tiempo, la documentación ahora recuperada, restaurada y catalogada se había dado por perdida, y dado su volumen y singularidad abre nuevas e interesantes vías de investigación, e incluso de creación musical, sobre la figura de Emilio Arrieta y en general para la historia de la música clásica del siglo XIX.

El Fondo Arrieta de la Fundación Lucio Gil de Fagoaga reúne partituras manuscritas de más de setenta obras del compositor, algunas de ellas inéditas o que permitirán completar las existentes en otros archivos. Además de las obras musicales destaca parte de su correspondencia personal o los títulos y diplomas obtenidos como el la de la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica. También hay un interesante repertorio de obras manuscritas de otros autores entre los que destacan Bizet y Juan Crisóstomo Arriaga. Destacar por último que estos trabajos han permitido reconstruir una parte importante de su biblioteca personal, compuesta de unas doscientas obras.

Archivo de noticias

FACEBOOK

ÚLTIMOS TWEETS