2 sept. 2018

Comunicado de la Presidencia de la Corrida de Toros celebrada en Requena el día 1 de Septiembre de 2018


02.09.2018.- Ante la posible confusión que pudo producirse en el desarrollo del tercer tercio de la lidia del segundo ejemplar correspondiente al diestro Román Collado corrido en sexto lugar del indicado festejo, como presidente y responsable de su legal y reglamentario desarrollo me veo en la obligación de efectuar las siguientes aclaraciones:

                Cuando tuvo inicio el desarrollo del último tercio del sexto toro de la tarde en la lidia del ejemplar que correspondió al diestro Román Collado esta presidencia, al advertir que se estaba produciendo una ostensible bajada de la iluminación natural en la plaza, procedió, haciendo uso de sus atribuciones reglamentarias, a ordenar se procediese a iluminar el coso taurino mediante las infraestructuras propias de la propia plaza. Dicha orden fue emitida por dos conductos diferentes, el primero de ellos de forma directa en comunicación del propio presidente al Delegado Gubernativo de la plaza, y la segunda mediante el conducto reglamentario de orden al policía de servicio en el palco para que la hiciese efectiva al órgano responsable de ello.

                Las contestaciones que recibo de uno y otro departamento son idénticas; “el diestro Román Collado no desea el encendido de luz artificial porque produce unas supuestas sombras que dificultan su visión en el desarrollo de la lidia”.

                De esta afirmación que en estos momentos efectúo son testigos, tanto los dos asesores compañeros del presidente en el Palco Presidencial, como del propio agente de servicio quien, en todo momento, ejecutó mis indicaciones con prontitud y plena diligencia profesional.

                Previos estos antecedentes, me parece lamentable la actitud del propio diestro, cuando al tratar de justificar su impericia con la espada, se avenga a emitir gestos como dando a entender que no había podido ejecutar la suerte suprema convenientemente a consecuencia de carecer de visión correcta por no haberse encendido las luces del recinto, dando con ello pábulo a sus hooligans, que no aficionados, para emitir toda clase de insultos, amenazas e improperios hacia el palco presidencial, cuyo responsable siempre buscó la salida más razonable que el propio Reglamento precisa para el buen desarrollo de estos festejos.

                Un presidente, que se precie de ejercer sus funciones de la forma más correcta, debe de realizar cada uno de sus actos y decisiones de la manera más precisa que indica el vigente Reglamento Taurino, olvidándose de las preferencias y acepciones que ostente como aficionado taurino, las cuales siempre debe tener en cuenta de forma secundaria.

                Este presidente no abrigó en momento alguno la intención de otorgar ni quitar a nadie nada de lo que pudiese o no corresponderle y que la legalidad le otorgue. En consecuencia, siempre actuó, en referencia a la concesión de los trofeos, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 82.2 del vigente Real Decreto 145/1996 de 2 de febrero, donde se indica textualmente que “la concesión de una oreja se realizará por el Presidente a petición mayoritaria del público”, así como que “la segunda oreja de una misma res será de la exclusiva competencia del Presidente, que tendrá en cuenta la petición del público, las condiciones de la res, la buena dirección de la lidia en todos sus tercios, la faena realizada tanto con el capote como con la muleta y, fundamentalmente, la estocada”.

                En todo momento esta Presidencia actuó fiel a todos y cada uno de estos principios reglamentarios, tal y como puede constatarse en relación con lo anteriormente expuesto.

Julián Sánchez, presidente festejo por delegación de Alcaldía del M.I. Ayuntamiento de Requena.

Archivo de noticias

FACEBOOK

ÚLTIMOS TWEETS