25 feb. 2018

Comunicado de Izquierda Unida en Requena

25.02.2018. A continuación reproducimos íntegramente el comunicado de Izquierda Unida en Requena que se nos ha remitido:


El Partido Socialista de Requena fracasó en su intento de sacar adelante la privatización del servicio de la gestión del agua mediante un contrato de 30 años de duración, casi calcado el presentado en el pleno del día 8 cuya duración era de 25 años y que también fue rechazado.

            Como parece ser, que, al PSOE, le chirría la palabra PRIVATIZACIÓN, el Sr. Alcalde empleó el eufemismo de externalización del servicio, recurriendo a la definición del RAE donde se define como “encomendar la realización de tareas o servicios propios a otra empresa”. Si se hubiese molestado en profundizar en la RAE hubiese llegado hasta otra definición y hubiese podido leer: PRIVATIZAR. - Transferir una empresa o actividad pública al sector privado. O sea, que no solo es transferir una empresa como él pretende sino también es privatizar trasferir una actividad pública al sector privado, que, de este modo, la gestión de lo que antes pertenecía al conjunto de una sociedad queda en manos de empresarios que persiguen sus propios beneficios. Resulta, al menos curioso que el Sr. Mario quiera confundir a la ciudadanía empleando el mismo término que tradicionalmente viene empleando el Partido Popular cuando privatiza.

             Izquierda Unida se mantiene firme en la defensa de los servicios públicos de calidad, y lógicamente, tenemos que oponernos a las privatizaciones porque es una constante de nuestra política y porque no nos convencerán que una empresa privada es más económica que la gestión propia. Sin hacer grandes cálculos, simplemente con el beneficio empresarial (que lógicamente aplican las empresas privadas) ya saldríamos ganando, y si no es así es o porque se presta peor servicio o porque se explota a los trabajadores de las empresas concesionarias, siendo habituales los contratos basura, como por ejemplo los contratos de limpieza. La gestión municipal supone un control directo, que no puede garantizar un contrato privado por muchas cláusulas que le pongan, y por supuesto, una mayor protección de los derechos laborales de las trabajadoras y trabajadores.

            Pero particularmente, en el caso de este contrato, concurren otras circunstancias que hacen más grave el intento de privatizarlo. Por una parte, su duración, pensamos que 30 años es un periodo demasiado largo, que las circunstancias en este tiempo pueden cambiar, entre otras el ayuntamiento dejará de estar intervenido en el 2022 y se podría municipalizar. Se nos dice que este contrato tiene un montón de controles y garantías, pero nosotros pensamos que un futuro equipo de gobierno podría modificarlo. No sería la primera vez.

            Por otra parte, tenemos serias dudas sobre la legalidad del mismo, ya que pensamos que ha habido un fraccionamiento de contrato para eludir el control del Pleno. Pero éste es un tema, que, en su caso, lo decidirían los tribunales. Tampoco entendemos el porqué de la urgencia, y no esperarse a la nueva ley de contratación que entrará en vigor a partir del 9 de marzo, que mejora la actual. Y en cualquier caso se podía hablar tratado en el pleno ordinario del mes de marzo que será el día 8 y estaría en plazo.
Por no hablar de la empresa que ha elaborado los pliegos del contrato, con parte de sus miembros investigados (otra forma de llamar a los imputados) por el caso del fraude en el caso del agua del Canal de Isabel II. Por este trabajo el Ayuntamiento ha pagado ya 58.000,00€. El Sr. Alcalde dice que este trabajo no podían hacerlo los técnicos propios porque tenía otros temas. Si tenemos en cuenta que este contrato es, posiblemente, el más importante del Ayuntamiento, creemos que habría tenido que tener prioridad.

            El Sr. Alcalde plantea como una especie de chantaje que o bien se aprueba su propuesta o EGEVASA que es la actual concesionaria subirá el recibo de agua un 16% y pico por ciento y que da por cierta y segura y que está por ver si la Consellería se la aprueba. Y además hace responsable de esta subida a quien vote en contra. Esta posición nos recuerda una viñeta del recién fallecido Forges en la que veía a un político gritándole a la multitud: “Nosotros o el Caos”, Y la multitud exclamaba” ¡El Caos, el Caos!

            No, Sr. Mario, la culpa de la situación no es de quien se opone a este contrato, no. La culpa de la hipotética subida es de la empresa privada que gestiona el servicio. La culpa, en última instancia, es de la mala gestión de quien hipotecó al Ayuntamiento en el anterior contrato firmado por un compañero suyo y su prórroga por otro compañero suyo que provocó el endeudamiento y la intervención de este Ayuntamiento, así como la mala gestión de esta deuda. La culpa también hay que buscarla en la externalización = privatización, que permite que la empresa privada fije los precios, facultad que tendría el Ayuntamiento en el caso de que gestionase directamente el servicio.

            Aunque seamos la voz que clama en el desierto, seguiremos pidiendo, como dijo nuestro portavoz, Elías Ramírez, en el pleno: ¡¡MUNICIPALIZACIÓN, MUNICIPALIZACIÓN Y MUNICIPALIZACIÓN!!

Archivo de noticias

FACEBOOK

ÚLTIMOS TWEETS